It’s not over, sólo ahora tenemos más

Más cosas en la casa, más que empacar, más cuentas por pagar, más cosas que hacer, más responsabilidades, más diversión, más sueño, más emoción, más que extrañar cuando no está, más de todo!

Hace tres años me fui de esta tierra, y ahora aunque no puedo ni salir del área segura del aeropuerto, estoy feliz de estar aquí aunque sea 5 horas, aunque sea aquí adentro. UK tiene un lugar muy especial en mi corazón por haber sido donde pase los mejores años de mi vida hasta ahora. Habría sido difícil ver entonces que regresaría sola, siendo mamá, de camino a pasar unos días viajando con mi esposo a solas, como en los viejos y felices tiempos. Somos tan buenos en eso!

Extraño mucho al bebé, veo fotos y los ojos se me ponen vidriosos, pero se que está bien, se que va a pasar una semana confusa pero buena para él. En cambio para mi esta semana es de lo más importante. Hace 11 meses que no estoy sola, que no paso tiempo con mi esposo a solas y que no decidimos sólo por nosotros desde cosas como dónde y a qué hora comer.

Pensando si esta bien o mal, si dañaré a mi hijo por siempre con la cicatriz de abandono o si preocuparme porque mi instinto maternal apesta… Me doy cuenta que en estas horas que llevo de viaje me he ido acordando de quién soy yo sin él. Quién he sido tanto tiempo y me gusta ser. A qué tiendas me gusta entrar, qué me gusta leer, lo grabdototote que es el mundo fuera de mi sala de tele y mi lugar en él. Aún me falta mucho por ver!

Luego entra la angustia de que ahora no es tan fácil. No, no lo es. Pero no es imposible. El ritmo tiene que bajar por unos años, pero it's not over! Yo sigo aquí dentro en algún lugar tras los desvelos y biberones (que por cierto compre unos increíbles de acá!), y el mundo no se va a ningún lado. No puedo olvidar quién soy, qué hago y cómo es mi relación conmigo. Un bebé debe añadir cosas a la vida, no quitarlas. Algunas quedan en espera a veces, pero no las debes dejar ir, sólo darles un nuevo lugar. Si tanto tiempo viviste ese estilo de vida, pronto todo encajara de nuevo junto para completar, ser más y mejor.

Uno es mejor padre mientras mejor introduce al nuevo integrante a la vida que conoces como la mejor, no dependiendo de a cuánto se renuncie que tan abnegado seas. Si has tenido una vida maravillosa antes de su llegada, que tenga la oportunidad de conocerla y vivirla también de cerca, en lugar de crecer junto a un par de extraños que no se conocen ni a sí mismos, porque supusieron quienes eran no era lo que suponía que unos buenos padres deben de ser.

Aún así habrá momentos de pánico, pero respira profundo y acuérdate de que es sólo cosa de esperar a que llegue el momento y volver a volar. La vida la puedes vivir igual, sólo que ahora compartiéndola con alguien que tiene todo por aprender, y lo mejor de todo, es que en sus ojos encontrarás las maravillas que tu ya te acostumbraste a ver.

Leave a Comment

Filed under Uncategorized

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *