Monthly Archives: May 2018

La verdadera justicia

Hoy me siento como si alguien hubiera disparado contra mi y mi familia, hubiera fallado, se que estoy viva y mi familia bien, pero tengo miedo.

Tengo miedo de lo que hubiera pasado si no hubiera fallado, tengo miedo de que cualquier tarado o tarada pueda tener a la mano un arma así y hacer ese daño sin nada que lo detenga, tengo miedo de que vuelva a pasar.

Yo a esta persona no le hice nada, tengo mis defectos y mis pecados, pero esta vez solo me tocó porque estuve en su camino, porque quería lo mío, porque "puede". Ni siquiera me defendí, porque no supe lo que pasaba, y tampoco me interesa desquitarme, se que si llegó a esto es porque la está pasando fatal, y yo ya solo quiero que no se me vuelva a acercar.

Muchos pensarán que estoy loca, que pague, que tome responsabilidad… creo que eso va a pasar tarde o temprano, pero no por mi mano. Yo la verdad, de la forma más compleja tuve mi recompensa. Si no me hubieran causado tanto dolor en el alma, habría perdido a mi familia de otra forma, la vida en su balanza perfecta me mando un rayo de luz para ayudarme y que me siento muy afortunada de tener aquí, y ahora que paso por el dolor físico fue suficiente para obligarme a encargarme se solucionar cosas que venían desde antes enseñándome lo ligero y pesado de un mundo que no conocía.

Es como si toda yo pasara por un proceso parecido al de mi pie que al romperse en lugar de sólo sanar como estaba, tuvo que pasar por una sesión de cortes, destrozos, clavos atravesados, reacomodos, tornillos, puntadas… y empeorar para estar en condiciones de sanar correctamente.

Y esta persona, qué tanto me odió por estar en su camino, que estuvo dispuesta a dar algo más importante que el dinero para hacerme daño y quitarme de en medio, en su afán de lastimar, resultó que me dio las condiciones para sanar correctamente más allá de lo que la persona que más me ame habría sido posible de sanar.

A fin le cuentas creo que sí hay algo de justicia divina, y no como la justicia que le corta la mano al ladrón "que se lo merece y debe de pagar". Es una justicia tan sabía, tan pura, que no pretende lastimar ni al infractor siquiera, sino que lo reprende convirtiéndolo en la herramienta y el medio que le deja al objeto se su odio, mejor que como lo encontró.

Leave a Comment

Filed under Uncategorized